h1

Movimientos improvisados (10)

abril 11, 2010

Tatiana y yo entramos por la puerta del Caldero. Nos quedamos en la entrada unos segundos.
¿Son las Red Aunts eso que suenan?
Oh… ¿Qué es ese asqueroso aroma que embarga mis sentidos…? Hmmm… Tabaco… Incienso de dioses… Cómo lo echo de menos…
Me relajo, meto las manos en los bolsillos y respiro profundo, tratando de inhalar todo el humo que pueda.
Mierda, necesito un cigarro.
Veo que Tatiana me mira. Sonrío para disimular. No quiero que piense que soy débil.
Me dice que vamos para la barra. Avanza y yo la sigo.
Bonito culo.
Observo el interior del Caldero. Está diferente desde la última vez que lo visité. La decoración ha cambiado. Nuevos posters, banderas, carátulas de viejos discos, presumiblemente imprimidas y pegadas sobre cartón.
Veo que entran Romero y Ale. El primero, con su cantosísima camisa hawaiiana, parece dispuesto a comerse el mundo. El segundo no parece tan seguro de sí mismo.
Cerca de la barra, cuando Ale y Romero me alcanzan, Tatiana se cruza con dos amigas. Se alegran mucho de verse. ¿Esta es la misma Tatiana borde que vive conmigo? ¡Que me la cambien! Tatiana nos presenta. No escucho el nombre de ninguna de ellas. Una creo que se llama Julia. La otra ni idea. Me ha sonado a mote más que a nombre.
¡Hey! Tatiana va a invitar a beber. Qué majATCHÚS!!
Mierda, inoportuno estornudo.
A ver si tengo un pañuelo.
¿Eh? Tatiana me detiene la mano. ¿Habrá pensado que…? Vaya, será mejor que invite a la siguiente. Aprovecho que se gira para, rápidamente, sacar el moquero y sonarme en una fracción de segundo.
Me tiende la cerveza y sonrío.
Hmm… qué rica.
La chica cuyo nombre no escuché empieza a hablar conmigo. Preguntas de cortesía para romper el hielo, ya se sabe. Entiendo que no es de la ciudad, pero estudia aquí. Toca la guitarra en el grupo de Tatiana, y entiendo que la otra toca la batería y canta. Maravilloso.
Es mona. Pelito castaño por los hombros, ojos negros y una carita muy mona. Y de cuerpo no está malota.
Se me van los ojos para el escote. Nada mal, aunque la otra chica las tiene más grandes. Y Tatiana… así así. Bebo para disimular y me concentro en otro punto.
Veo que Tatiana nos mira en silencio con su cerveza.
¿Que a qué me dedico? Trabajo de reportero para el Provincia. Sí, escribo y tomo fotos. Repito la misma tontería de dos trabajos y un sueldo que anoche. A ella también le gusta la fotografía. Muy bien. Tiene la cámara. No, no tengo foto con mis nuevos compañeros de piso, qué cosas.
Mientras los Ramones hacen su aparición en los altavoces, propone que nos hagamos una. Lo comenta al resto y todos están de acuerdo.
Tatiana se coloca entre Ale y yo, y Romero detrás.
La chica con la cámara grita algo para hacerse oír.
¿Que digamos qué? Pa… ¿Pa’qué? Jeje…
– ¡Teta!

2 comentarios

  1. TETAS!!!… Así sí sonríe el muchacho


  2. culo!!!



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: