h1

El beso del fantasma. Capítulo 3

junio 27, 2017

Allá va el tercer capítulo de El beso del fantasma. Si no habéis leído los anteriores, aquí tenéis el primero y aquí el segundo. ¡Espero que os guste!

Manolo se tiró sobre la cama, buscando un cigarro.
A pesar de no saber nadie en su casa acerca de su incipiente tabaquismo, sacó del bolsillo interior de su chaqueta un paquete de cigarrillos. No le fue fácil sacar uno y encenderlo. Casi llora al verse impedido ante la simple falta de dos dedos de una mano.
“Egoísta de mierda”, pensó. “Tu amigo ha muerto y tú todavía echarás de menos dos putos dedos.”
Gustoso habría dado sus dos manos a cambio de la vida de David.
Sin ganas, se levantó de la cama y se dirigió al ordenador. Mientras esperaba a que se cargara, alargó la mano izquierda para coger su Cort, negra y blanca, y la colocó sobre su regazo.
Acarició el mástil con su mano derecha, pulsando las cuerdas en sus trastes, mientras la izquierda caía inerte por encima de las cuerdas junto al puente, con sus tres dedos dudando qué hacer.
No soltó la guitarra, sin siquiera haber sacado una nota, hasta que en el Trillian saltó una ventana.
Era Lidia.
– Hola.
– Hola. ¿Qué tal ha sido?
– Imagínatelo… no ha sido agradable.
– Lo siento… pensé que no debería haber ido… pero me habría gustado ir con vosotros.
– Sí, lo imagino…
– ¿Qué tal está Ricardo?
– Pues imagínate… -. Manolo respiró hondo -. El pobre está fatal… pero sigue adelante… ¿Qué le vamos a hacer?
– Claro…
– Mira, Lidia… sinceramente, no sé por qué he encendido esto… pero ahora me doy cuenta de que no tengo ganas de estar aquí… aunque la verdad es que no tengo ganas de nada, realmente…
– Sí, te entiendo.
– Nos vemos luego, ¿vale?
– Claro… ya sabes dónde encontrarme…

La puerta se abrió, y el padre pudo oír cómo su hija entraba y, sin decir hola, subía las escaleras a su cuarto.
Ella sabía que él no veía sentido en que fuera al funeral de ese pobre chico. Podía comprender lo que sentía ella, pero nunca vería aquello de otra forma que no fuera como el principio del fin de sus quebraderos de cabeza, por muy duro que fuese.
Pero Ana tenía rota el alma, y en ese momento, lo que menos le preocupaba era lo que su padre pensara.
Tras encerrarse en su cuarto, se arrojó contra la cama, y mordió la almohada con tal de que no la escucharan cómo moría poco a poco.
Las lágrimas, el desgarro que sentía en el interior de su pecho, la voz que moría por salir gritando al mundo su dolor, no eran suficientes para calmar su pesar, ni serían suficientes para que aquellos a los que tenía por su familia sintieran un mínimo de piedad por su pequeña.
De pronto vivía en un mundo donde lo único que tenía sentido era su dolor… y ni siquiera eso escapaba de la más descabellada locura que una mente enferma sería capaz de engendrar.
No veía el momento en que despertaría de esa pesadilla tan real…
Todo. De repente, todo lo que tenía sentido, belleza, alegría en el mundo, se había ido.
Para siempre.
No volvería.
¿Cómo podría aguantar toda una vida sin su vida? ¿La vida que daba vida a su propia vida? ¿Sin todo aquello que le daba valor y sentido?
Todo a su alrededor le recordaba a David… las fotos y dibujos que decoraban paredes y muebles, la música que escuchaba a cada momento, la misma luz que el sol colaba por la ventana, esa cama en la que compartieron tantos buenos y malos momentos…
La misma vida le recordaba a David. Y él ya no estaría nunca más con ella.
Se tumbó boca arriba, los ojos arrasados en lágrimas.
No podía haber nada en el mundo que no le recordara que estaría por siempre sola, vacía, despojada de toda alegría.
Pero, lo que no sabía, era que no estaba sola en su dolor.
En una esquina de su habitación, sin que ella pudiera verle, el amor que daba muerte a su vida, compartía ese sufrimiento del que se sabía responsable.

¡Hola, buenas! Os he dejado aquí el tercer capítulo de El beso del fantasma. El crowdfunding para la edición del libro ya está abierta, y, si os interesa, podéis echarle un ojo aquí.
Y si no os interesa por lo que sea, agradecería igualmente que movierais la campaña entre vuestros amigos. ¡¿Quién sabe a quién le podría interesar?! =D
¡Muchas gracias por leer!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: