h1

Re(la)to 014 – El crimen perfecto.

agosto 23, 2014

Los demás chavales de su clase no hablaban de otra cosa.

“Yo lo he visto”, decía Sergio. “Empieza a la una de la noche o más tarde”, aseguraba. “Y se ve de todo.”

Los demás escuchaban a Sergio fascinados.

“Unas tías buenísimas”, decía. “En pelotas, de todas clases, haciendo de todo, cosas que no sabía que se podían hacer. Con tíos o con otras tías.”

Todo aquello sonaba como lo más fascinante para una panda de mocosos de la edad de Sergio y sus compinches.

Por supuesto, la experiencia adquirida tras encender la tele de su cuarto durante esa noche de insomnio preadolescente y sintonizar uno de los nuevos canales locales, convirtió a Sergio automáticamente en la persona que más conocía el sexo entre sus compinches.

Era, inevitablemente, un héroe.

Todos querían ser como él, ser depositarios de su sabiduría y de la admiración que recibía.

Pero no Danielillo.

Él sólo quería ver eso tan fascinante que Sergio juraba haber visto, y más en ese momento en el que lo que pasaba bajo las ropas de sus compañeras de clase empezaba a ser más interesante que nunca, más misterioso, más decisivo, en su aún corta existencia.

Por eso, aquella fue la semana más larga en la vida de Danielillo. Se le hicieron interminables los días hasta la llegada del fin de semana, donde llevaría a cabo la primera parte de su plan.

Por eso, tuvo tiempo más que suficiente para pulir cada una de las aristas de su intriga casera.

En primer lugar, se aseguró de tener una cinta virgen preparada. Una de 240, por lo que pudiera pasar.

En segundo lugar, bajaría a leer un libro mientras su familia veía la tele la noche del siguiente sábado.

Asutamente, dejaría el libro despistado en el sofá mientras todos subían a prepararse para dormir.

Educadamente, dejaría que el resto de su familia pasara antes que él por el baño, de modo que fuera el último en irse a la cama.

Entonces se “daría cuenta” de que se dejó el libro abajo en el salón, por lo que tendría que bajar para seguir leyendo esperando al sueño.

Aprovecharía entonces para programar el vídeo, tarea para la cual se había preparado a conciencia durante cada rato que tuvo disponible, y lo hizo lo más rápido que pudo, llegando incluso a tener que sintonizar él el canal por su cuenta.

Entonces, esperaba, durante la noche, el vídeo se conectaría para grabar ese teatro de lujuria que Sergio, bastardo afortunado con tele propia en su cuarto, aseguraba que se emitía.

El despertador bajo su almohada le despertaría antes que a nadie, dándole tiempo a bajar, rescatar la cinta y, en silencio, regresar a su cuarto escaleras arriba y esconder la cinta en su habitación a la espera del momento de poder disfrutar de tan lúbrico espectáculo.

La primera parte de su plan, la más difícil, fue concluida a la mañana del domingo, y durante varios días la ansiedad creció en su pecho mientras esperaba a la tarde del miércoles, en la que se quedaría solo en casa durante horas suficientes para poder gozar de su captura.

Y llegó el momento.

Y si bien fue cierto que aquella tarde Danielillo aprendió muchas cosas que eran prácticamente inimaginables, también era verdad que se quedó bastante decepcionado por la total ausencia de esas mujeres que con tanta emoción describía el cabrón de Sergio…

Hutopo pidió “porno gay”. A ver qué le parece esto…

h1

Re(la)to 013 – ¿Llego tarde?

abril 9, 2014

-¿Llego tarde? – preguntó soberbio Ipso Facto, gran héroe de la ciudad.

Por toda respuesta, Ipso Facto sólo obtuvo la mirada enajenada de Behemot, la gran bestia destructora, el más peligroso villano del país. Sus ojos estaban cubiertos de sangre. De la sangre del alcalde, el presidente, la bella reportera Isabel Antúnez y cientos de ciudadanos inocentes.

En ese momento, Ipso Facto pensó que, tal vez, no debería haberse entretenido tanto tras salvar a esa preciosa joven que, al otro lado de la ciudad, fue atacada por un atracador de doce años armado con un destornillador.

-Mierda – dijo para sí -. La próxima vez, dos bofetadas y menos lecciones morales.

Y salió corriendo de allí.

 

- Willy Galleta pidió “¿Llego tarde?”. Y algo tarde parece que sí.

h1

Re(la)to 012 – Sucumbir

abril 3, 2014

Él era un gigante gaseoso reinando en su sistema, con su enorme corte de satélites.

Ella era una viajera de las estrellas, una aventurera, sin origen ni destino claros.

Él llevaba el nombre del padre de los dioses. El de ella no sería recordado.

Pero eso no importaba.

Ella viajaba por la inmensidad del espacio, libre, sin nada que la atara… hasta que la atrapó su monstruoso campo gravitatorio.

La atracción fue instantánea, y devastadora.

Olvidó su libertad, sus ansias de perderse en la inmensidad, por él.

Cambió su vida, cambió su futuro, sólo por caer sobre él, por unirse a él.

Sin él advertirlo, ella se abalanzó sobre su mole, incapaz, si lo hubiera querido, de rectificar.

Su cuerpo se sumergió en sus nubes, en sus tormentas, sólo para desaparecer, para ser olvidada, nunca conocida, y no dejar más testimonio de su existencia, salvo un nuevo lunar en la piel de su amado.

 

- Batto propuso “Sexo entre gordos y enanas” tras rectificar “gordas y enanos”.

El lío vino luego, viendo documentales de astronomía. Maldito seas, Batto…

h1

Re(la)to 011 – Caminemos juntos un rato.

marzo 14, 2014

Iba caminando al borde de la carretera cuando la vio.

Ella parecía extrañada de ver a otra persona caminando por aquellas carreteras.

-Hola – dijo ella, con una expresión que hacía pensar que le sorprendería más recibir una respuesta de él que si un barco descendiera de entre las nubes cargado de algodón de azúcar.

-Hola – respondió él -. ¿A dónde vas?

-Oh – respondió ella, intentando sobreponerse -, a ningún lado, en verdad.

-¿Paseando?

-Sí, algo así.

-¿Quieres que caminemos juntos un rato? – preguntó él -. Parece que vamos en la misma dirección.

-No, en verdad, voy a esperar aquí.

-Ah, muy bien.

-Puede que te acompañe un poco, es decir… si quieres.

-Claro.

-Aunque… no sé, no es lo habitual.

Él se quedó sorprendido durante unos segundos, y luego echó a andar.

-¿Y a quién esperas?

-Bueno… No lo sé, la verdad.

-Ah – dijo él -. Entiendo -. Mintió.

Pero igualmente caminaron juntos en silencio durante unos minutos.

-Vale – dijo ella de pronto -. Aquí es.

-¿Aquí es qué?

-En esta curva me maté yo.

Y desapareció.

- Charlie Draug propuso “autoestopista”, y esto es lo que salió.

h1

Re(la)to 010: Es raro

febrero 28, 2014

Es raro.

Pensaba que había cerrado la ventana, pero de pronto me he despertado helado.

Es verano, sí, pero a veces las noches son bastante frescas, así que suelo cerrar las ventanas cuando se oculta el sol.

Ultimamente estoy muy despistado.

Como el otro día. Me levanté para ir al trabajo y, al entrar al baño, vi que me había dejado la luz encendida. Pero, en cambio, cuando volví para darme una ducha, vi que la había apagado.

A veces, cuando salgo, tengo que comprobar unas cuantas veces que lo he dejado todo bien apagado y cerrado, pero no siempre me quedo tranquilo y no me calmo hasta que vuelvo a casa y compruebo que está todo como debería haberlo dejado.

Aunque no siempre es así.

A veces resulta que me dejo un armario abierto, el monitor encendido, o el bote de pasta de dientes sin tapar.

No es raro despertar por las mañanas comprobando que olvidé enchufar el cargador del móvil, a pesar de estar seguro de que lo dejé cargando.

Tal vez sea la soledad de este piso, acostumbrado como estaba al bullicio de la casa familiar, la que me tiene trastocado.

No, no estoy acostumbrado a estar solo.

Aunque, a veces, me da la impresión de que, estando en casa, tan solo no estoy. ¿No os pasa?

Supongo que eso no es tan raro… ¿verdad?

 

 

Dancha me propuso “duendecillos inquietantes escondidos en los rincones de la casa”, y eso es lo que ha salido…

h1

Re(la)to 009: La carga de la caballería

febrero 23, 2014

Tenía esto, entre una cosa y otra, totalmente olvidado…

Sepan vuesas mercedes disculparme…

 

-¡Adelante, mis valientes!

La voz del comandante se impuso sobre el estruendo que les inundaba.

Estaban nerviosos, aterrorizados. No sabían dónde se habían metido, pero sabían que no saldrían de allí con vida.

El estallido del látigo les dio la señal. Era hora de avanzar.

Y así los ponis empezaron a dar vueltas en su enterno carrusel.

-¡Mamá, mamá! ¡Caballitos!

-¡Quita, niña, que echan peste!

 

 

Hace algo más de un año pedí tema, y Willy Galleta propuso ponis.

Fijo que ni se acuerda de esto…

h1

Re(la)to 008: Esta noche cocina ella

septiembre 3, 2012

Esta noche le tocaba a ella hacer la cena.
A su compañero de piso le gustaba la pizza. Así que le prepararía un par de ellas. A él le gustaba comer bastante, y ella no quería que se quedara con hambre.
Le gustaba mucho el tomate, así que no escatimó a la hora de verter la roja salsa sobre la masa cruda. También sabía ella que a él le gustaba el queso, así que ella decidió que su mejor mozzarella se fundiría en el horno esa noche. También sabía de su gusto por la carne picada, así que esa deliciosa y jugosa ternera que ella compró esa misma mañana se uniría a la fiesta. También sabía ella que a él le encantaban las anchoas, así que ella las dispuso cuidadosamente, partiendo como ejes desde el centro de la pizza. Cortó algunas aceitunas verdes y las dispuso estratégicamente, al igual que el atún, sobre la pizza. Porque ella sabía que a él le encantaban. A él también le gustaba el jamón dulce, así que dispuso algunos taquitos sobre la pizza.
Preparó otra mucho más modesta, a ella también le gustaba cargada, pero esa noche la buena sería para él.
Tenía todo lo que a él le gustaba. Mozzarella, atún, jamón dulce, anchoas… Todo eso le gustaba. El matarratas no le gustaba, pero la pizza llevaba igualmente. Otra cosa que le gustaba a él era pegar a las chicas con las que salía. Y ella tenía que esconderse bajo la almohada para no oír los gritos.
Esa noche los gritos se acabarían.
Y a ella le gustaba la idea.

 

¡Wiiii! ¡El octavo! ¡Y sólo fue ayer que hubo otro! Bueno, este tema lo ha aportado Frikitty, nada menos que “Pizzas asesinas”. ¡Vaya ocurrencia! ¡Ceci lo peta! =D

Y bueno, mañana seguramente pida tema nuevo, o si no ya el jueves…

Comentad, que es gratis, puñeta… =D

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 1.180 seguidores